Conoce las causas del cáncer del cuello uterino

Conoce las causas del cáncer del cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es causado por el virus del papiloma humano o VPH y se contagia por contacto sexual.

El cuerpo de algunas mujeres puede ser capaz de combatir la infección, sin embargo, en otros casos el virus conduce algunas veces a la generación de un cáncer.

¿Cómo se transmite?

Es una infección de transmisión sexual, que se esparce en el contacto entre mucosas con el virus.

¿Cuáles son las mujeres con mayor riesgo?

Las mujeres con mayor riesgo de padecerlo, son aquellas que fuman con frecuencia, han tenido muchos hijos, han utilizado pastillas anticonceptivas por mucho tiempo o tienen una infección por VIH-Sida.

¿Cómo detectarlo?

Es posible que el cáncer de cuello uterino no cause síntomas en un comienzo, pero después puede haber dolor en la pelvis o sangrado vaginal, proceso que suele tardar varios años hasta que las células normales del cuello uterino se conviertan en células cancerosas.

Por ello se recomienda que el ginecólogo realice con regularidad (cada seis meses o una vez al año, dependiendo del caso) el Papanicolau.

¿Cuáles son sus síntomas?

La infección por VPH no produce síntomas, aunque puede haber sangrado excesivo en tiempos fuera de la menstruación, o aparecer verrugas virales/condilomas en el  caso de cáncer de cuello evolucionado. De ahí la importancia de la prevención primaria (vacunación) y en la transmisión del virus.

Diagnóstico a tiempo 

Si los cambios anormales en las células cervicales se detectan temprano, se puede prevenir el cáncer al extraer o destruir esas células alteradas antes de que puedan convertirse en células cancerosas. Otra forma en que las mujeres pueden reducir su riesgo de padecer cáncer cervical es en la aplicación de la vacuna contra los VPH, de los 9 a los 26 años de edad, antes de tener relaciones sexuales.

Un problema en aumento 

El VPH afecta a las mujeres entre los 40-55 años, en especial  aquellas que mantienen una vida sexual activa, donde pueda producirse la reactivación de infecciones previas.

En los últimos años, el número de afectadas ha aumentado considerablemente, por lo que requiere de vital atención no solo de la mujer, sino además de su compañero sexual.

Tratamiento

Éste se encuentra implicado en lesiones premalignas en el cuello del útero, vagina, vulva y ano. Son las llamadas displasias y se diagnostican mediante una biopsia y, aunque no son un cáncer, requieren un seguimiento y en ocasiones un tratamiento de extirpación del área donde se localiza la lesión con el fin de evitar la progresión a un cáncer.

En el caso del cuello del útero se realiza la conización, que consiste en una biopsia ampliada y en forma de cono de la zona del cuello del útero donde se encuentra alojada la lesión. Cuando estas lesiones premalignas no se diagnostican a tiempo y se dejan evolucionar sin seguimiento ni tratamiento, puede  aparecer el cáncer.

En el caso de padecer cáncer, algunas de las formas para darle el debido control, según su avance, puede incluir cirugía, terapia de radiación y  quimioterapia, sin embargo, el tratamiento dependerá del tamaño del tumor, si el cáncer se ha propagado o si existe la posibilidad de estar en embarazo.

Sobre el virus del papiloma humano 

En la actualidad existen más de 150 tipos de virus del papiloma humano o VPH. Sin embargo, sólo 20 provocan enfermedades en el ser humano, especialmente en al área genital. Las infecciones pueden provocar daños benignos, como verrugas o condilomas acuminados, además de lesiones precancerosas y cánceres de cuello de útero, vagina, vulva y pene. El VPH también está vinculado a otros cánceres tales como el de ano, cabeza y cuello.

Curiosidades del VPH 

Los centros de control y prevención de enfermedades (CDC) calculan que más del 90% de las infecciones por el VPH desaparece del cuerpo en dos años, por lo que sin el debido cuidado este puede reaparecer en la mujer o en el hombre.  Sin embargo, no se sabe con seguridad si realmente el cuerpo elimina todo el virus o, como parece que sucede al menos en algunas mujeres, el virus simplemente se reduce hasta unos niveles indetectables.

¿Los hombres también lo pueden tener?

Los hombres contraen el VPH de la misma forma que las mujeres, y al igual que ellas los hombres no suelen presentar síntomas inmediatos, sino detectados en el pasar de los años, a no ser que el VPH comience a provocar cambios anormales en las células de la piel. Sin embargo, aunque se ha relacionado con la infección de ano y pene, estos tipos de cáncer se dan muy poco en los hombres. Para evitar su contagio es necesario el uso de condón.

 

Foto: http://www.antena3.com

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios