Cómo descubrir si soy maltratada psicológicamente por mi pareja

Cómo descubrir si soy maltratada psicológicamente por mi pareja

En un artículo publicado recientemente, Laia Oliva, psicóloga española, nos explica cómo detectar el maltrato psicológico en la pareja.
La especialista en terapia de pareja define el maltrato psicológico como una conducta perversa y destructiva que ejerce un miembro de la pareja sobre el otro, de mayor vulnerabilidad. Las conductas de maltrato psicológico se producen en relaciones asimétricas, en las que uno se sitúa por encima del otro dominándolo, y éste otro progresivamente pierde su sentido de libertad.
A continuación, explica que el maltrato psicológico se gesta en una primera fase de la relación, en la que se instaura gradualmente, a través de un proceso de seducción. En esta primera fase, se desestabiliza a la víctima, que pierde progresivamente confianza en sí misma.
El que maltrata, especifica la psicóloga, seduce a su pareja para atraerla, a la vez que de forma indirecta opera manipuladoramente, para influirle cada vez más, y así conseguir que su pareja decida o se comporte de modo diferente a como lo haría espontáneamente. Así, se hace creer al otro que es libre, se le impide tomar conciencia de la realidad del acoso, ya que se trata de un proceso insidioso y gradual, en el que la realidad queda confusa debido a la manipulación ejercida y el proceso de seducción.
Agrega que la víctima va perdiendo el sentido crítico y la capacidad de defenderse, se mantiene en un modo dependiente, mostrando su seguimiento hacia la pareja maltratadora, que ejerce un dominio destructivo.
En un primer momento de la fase de dominación, la víctima obedece para contentar a su compañero, posteriormente lo hace porque tiene miedo, indica.
Luego sostiene que en el acoso psicológico se deforma la comunicación con objeto de utilizar al otro y esta deformación de la comunicación es necesaria para mantener confundida a la persona que padece la situación de maltrato, exponiendo que:

La comunicación no es directa: el que maltrata no utiliza un lenguaje claro y directo. Es sinuoso e indirecto. No responde ante preguntas o lo hace con gestos reprobadores, rechaza el diálogo, niega la existencia de conflicto.
Deformación del lenguaje: el mensaje de sus frases puede ser vago e impreciso, generando confusión. Puede sostener discursos contradictorios, no terminar las frases por lo que las interpretaciones pueden ser varias, dar mensajes insidiosos que después niega…
-En sus conductas agresivas, el tono del lenguaje puede ser normal, no alterado. Utiliza un lenguaje abstracto o dogmático, en el que el interlocutor se desorienta.
Mensajes incompletos y paradójicos. Las cosas se dicen sin decirlas, se le ataca en forma de “broma”, se le dice una cosa a nivel verbal y en el no verbal se expresa lo contrario. Se niegan las interpretaciones de la víctima.
Utilización del sarcasmo, la burla y el desprecio. El agredido percibe la hostilidad pero no está seguro si la cosa va en serio o es una broma. El agresor descalifica, en un principio de forma soterrada, y posteriormente ya lo hace directamente.
Dejar de dirigirle la palabra al otro, ridiculizarlo u ofenderlo ante otros.
Privación de la expresión libre del otro, por ejemplo, a través del cuestionamiento y el enjuiciamiento con respecto las expresiones de la víctima.
Alusiones negativas con respecto a los allegados de la víctima para así, enfrentarlos entre ellos.
Imposición de autoridad con discurso totalitario.

Consecuencias del maltrato psicológico en la víctima

Laia Oliva sostiene que la víctima se ve incapaz de defenderse y de salir del problema. En una primera fase del maltrato se resiste, pero con el tiempo acaba cediendo ante el agresor. Intenta encontrar explicaciones lógicas a lo que sucede, busca el diálogo con el agresor para encontrar soluciones. Sin embargo, el diálogo no es posible, ya que el maltratador no está dispuesto a ello. Entonces, la víctima procura adaptarse a las demandas del perseguidor, para evitar conflicto y satisfacerlo. Se siente confundida por la dualidad que ejerce el agresor hacia ella y por su modo sinuoso de actuar.

De acuerdo a la psicóloga una víctima de maltrato psicológico se identifica cuando:

  • Cuestiona su propia forma de ser, sus actitudes y comportamientos
  • Excusa y exculpa a su maltratador, a la vez que se culpa a sí misma
  • Duda de ella misma y de sus acciones
  • Presenta sentimiento de inferioridad y dependencia emocional

Y con respecto a qué provoca una situación de maltrato psicológico prolongado, la profesional señala:

  • Estrés y tensión: sensaciones de opresión, ahogo y fatiga, palpitaciones, trastornos del sueño, nerviosismo, irritabilidad, dolores de cabeza, trastornos digestivos, ansiedad…
  • Miedo ante los encuentros y las reacciones de la pareja maltratadora.
  • Depresión: tras una larga serie de intentos y fracasos para solucionar la situación, la víctima se desmoraliza y se siente incapaz de defenderse. Cae en un estado de desánimo y tristeza.

Enseguida detalla qué puede hacer el entorno para ayudar a la persona maltratada:

Reñir a la víctima por sus dificultades para salir de la situación de maltrato no ayuda en nada, solo empeora las cosas. Esta conducta hará que la persona se aleje y se aísle más. La ayuda consiste en:

Escuchar a la víctima: permitir que se exprese libremente, escuchando lo que necesita explicarnos. Es importante hacer una escucha activa, en el sentido de no establecer juicios que puedan alejar a la persona de nosotros, su ayuda.

Hablar desde la empatía: oír como la víctima se culpa a sí misma y excusa al maltratador, puede generar sentimientos de frustración e ira en la persona que está tratando de ayudar, por lo que muchas veces acaba riñendo a la víctima.

Una escucha empática significa ponerse en el lugar de la persona que se está abriendo ante nosotros, por lo que es importante que lo que digamos lo hagamos desde el apoyo, el cuidado  y la comprensión.

Hablar claro: Decir aquello que vemos y sentimos, mostrar nuestra preocupación. Hablar sin sutilezas ni tabúes. Facilitarle información y documentación sobre este tema, ayuda a la víctima a cuestionar la situación que vive.

Ofrecerle los agentes que pueden ayudarla a salir de esta situación: teléfonos de atención a la víctima, contacto de un psicólogo, grupos de personas que han sufrido o sufren de maltrato psicológico dentro de la pareja, abogados…

Mantenerse al lado de la víctima: en el proceso de maltrato, la víctima se va deprimiendo cada vez más a la vez que se aleja de los suyos. Así, muy probablemente nos pondrá excusas para quedar, para hablar por teléfono… limitando o cortando la comunicación con nosotros. Es importante mantenernos allí, a su lado. Si es necesario, acudiendo nosotros a la policía, a informarnos con un asistente social, abogado y/o profesional de la salud psicológica.

Foto: http://www.kebuena.com.mx

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios