Beneficios de beber agua en ayunas

Beneficios de beber agua en ayunas

Nuestro organismo está formado en su mayoría por agua, un 75% de los músculos es agua, el 90% del cerebro, el 22% de los huesos y el 83% de la sangre. Teniendo esto en cuenta debemos ser conscientes de lo importante que es el consumo de agua diario para tener una buena salud. Todos los órganos necesitan agua para su buen funcionamiento y conservar un buen estado de salud.

Los expertos hacen hincapié en la importancia de beber agua en ayunas.

Pero, ¿por qué?

El agua es muy buena para la eliminación de toxinas y otras sustancias de desecho que nuestro cuerpo ya no requiere. Gracias a la ingesta de agua provocamos una mayor diuresis con lo que favorecemos la eliminación de toxinas previniendo ciertas enfermedades, depuramos el organismo y aumentamos el metabolismo.

Ningún médico niega que beber agua por la mañana sea un hábito saludable. Lo que sí varían son las indicaciones de cantidad, temperatura y horarios. Algunos expertos aconsejan únicamente tomar un vaso de agua al levantarse, antes del desayuno, mientras que otros sugieren que sean 4 vasos.

Al tener el estómago vacío y beber agua conseguimos activar el metabolismo pero sin que realmente tenga que trabajar; es decir, si comemos el estómago lo nota y activa el metabolismo de la misma forma que con la toma de agua, la diferencia es que el agua es acalórica y su metabolización es muy rápida en radicales simples.

Además el agua ayuda a regular la temperatura interior, protege e hidrata nuestros órganos vitales, se produce un mejor transporte de los nutrientes y del oxígeno a las células.

También, bajas de peso ya que al tomar agua en ayunas tu cuerpo se sentirá con una menor sensación de hambre. Si esperas un rato antes de tomar desayuno, notarás que comes menos.

¿Cuánto y cómo beber el agua?

Ingiere de dos a cuatro vasos en la mañana.

Bébela de forma tranquila, de a poco.

Después de 45 minutos a una hora más o menos, podrás comer alimentos.

Si no puedes beber dos a cuatro vasos al comienzo, empieza con menos y anda subiendo poco a poco.

Si sientes que el agua es muy “aburrida” para ti, toma agua con limón.

En general, éstos son los beneficios más comúnmente citados:

  • Balancea el sistema linfático. Estas glándulas ayudan a realizar mejor las funciones, balancear los fluidos del cuerpo y combatir las infecciones.
  • Embellece la piel. Ayuda a desechar las toxinas de la sangre.
  • Ayuda a perder peso ya que acelera el metabolismo en 24 por ciento.
  • Incrementa la producción de sangre nueva y células musculares.
  • Purifica el colon, facilitando la absorción de nutrientes.
  • Regula la temperatura interior.
  • Protege e hidrata los órganos vitales.
  • Favorece la transportación de nutrientes por la sangre y del oxígeno a las células.
  • Contribuye a prevenir o a disminuir los síntomas asociados a enfermedades como artritis, afecciones cardíacas, taquicardia, asma, bronquitis, trastornos renales, estreñimiento, síndrome premenstrual, dolor de cabeza y dolor del cuerpo en general, entre muchos otros.
    Por ello, consumir agua por las mañanas es un buen hábito que debemos adquirir, aunque cuidado, no se debe ingerir mucha cantidad de agua en un momento y luego no consumir más. Recuerda llegar a los 2 a 3 litros recomendados a lo largo del día.

    Foto: http://guiasaludable.net/salud/cancer/13-alimentos-que-te-protegeran-del-cancer

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios