Consejos para evitar la hinchazón después de comer

Consejos para evitar la hinchazón después de comer

A veces al terminar de comer sentimos pesadez e hinchazón en el estómago, lo que nos provoca la sensación de vientre hinchado, que además de ser incómodo, es poco gratificante.

Los gases e hinchazón después de comer suelen deberse al tipo de alimentos que se consumen, el modo de cocinarlos y los ritmos de las comidas. Malestar que debería ser pasajero, pero puede convertirse en algo normal si no tomas en cuenta estos consejos:

-Comer con tiempo y en un entorno agradable: Necesitaremos al menos 20 minutos y un ambiente alejado de ruidos fuertes y discusiones, pues el estrés reduce la producción de ácidos gástricos. Esto es esencial para una buena digestión.

Masticar bien: Al comer rápido, se traga más aire, lo que explica en parte la hinchazón abdominal. Al no masticar lo suficiente, los alimentos ricos en carbohidratos que requieren mezclarse con la saliva para predigerirse llegan casi intactos al intestino y su digestión provoca fermentaciones que se traducen en indeseables gases.

Comenzar la comida con ensaladas y comer con palillos ayuda a comer más despacio y mejora la digestión, al tiempo que a menudo se come menos porque se percibe antes la sensación de saciedad.

-Demasiadas frituras. Un menú en el que abundan las empanados, papas fritas, las croquetas, excede con las frituras. Este es el modo de cocinado con el que el alimento absorbe más aceite. Digerir las grasas requiere más labor digestiva, es más costoso e influye en que se tenga sensación de plenitud o de hinchazón tras cada comida.

Hay que preferir cocinar los alimentos a la plancha, al horno o al vapor. Sin embargo, al haber excepciones, se recomienda para absorber menos aceite al freír, añadir el alimento bien seco al aceite muy caliente (pero sin que humee), usar aceite de oliva (impregna menos al alimento) y dejar reposar los fritos en papel absorbente de cocina para que empape el exceso de aceite.

Tener cuidado con las mezclas. Evita combinar carnes con lácteos, por ejemplo. De hecho, se recomienda moderar el consumo de lácteos en nuestra dieta, porque en exceso pueden causar abultamiento del vientre. Además, muchas personas tienen dificultad para digerir la lactosa.

-Las burbujas hinchan. Tomar bebidas con gas hincha el vientre. Si además son azucarados, se ingieren calorías que suman energía y contribuyen a subir de peso. El agua con gas, aunque no tiene calorías, también puede provocar esa sensación de tripa hinchada, más si se toma durante las comidas.

Picar entre comidas: También favorece la hinchazón de estómago, si lo que comemos son productos de bollería industrial y ricos en grasas. Lo más recomendable es comer fruta, dado que los azúcares que contiene fermentan en el estómago y pasan casi intactos al intestino, donde son absorbidos con mayor rapidez. De esta forma se facilita la movilidad intestinal, previniendo la formación de gases.

-Fibra ni mucha ni poca. La fibra, como todo, conviene tomarla en su justa medida. Ingerir poca cantidad se asocia al estreñimiento, pero comer más fibra de la que el organismo tolera también es contraproducente, ya que puede provocar diarrea e hinchazón abdominal.

Caminar un poco después de comer: Almorzar y a continuación sentarse es muy malo a la hora de hacer la digestión. Dar un paseo de 15 minutos puede ser una solución perfecta para después no sentirnos hinchadas. A la hora de la cena, lo mejor es que te olvides de las comidas pesadas, dormirás mucho mejor y te levantarás con el vientre más plano. Evita también comer lechuga por la noche ya que aunque no lo creas puede ser muy indigesta. Si puedes ir a caminar después de cenar también es muy bueno. Es importante que este ejercicio sea moderado, pues correr o caminar demasiado rápido provocaría el efecto contrario

-Falta de fuerza digestiva. Comer todos los alimentos refinados, es decir, elaborados con harinas no integrales, como el pan, las galletas, la pasta, los cereales de desayuno o el propio arroz, hace que se agoten antes las enzimas digestivas que fabrica el propio aparato digestivo, ya que los alimentos ingeridos están desprovistas de ellas. Esto se traduce en una menor fuerza digestiva que explica, en gran medida, la hinchazón abdominal y los gases. El consumo de alimentos integrales es muy beneficioso para la salud. Además de que la densidad nutritiva de estos alimentos es mayor (tienen más vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes), proveen de enzimas con efectos positivos en el aparato digestivo como para combatir el vientre hinchado.

-No me gustan las ensaladas. Las enzimas de los alimentos se destruyen, en gran medida, por la acción del calor, es decir, al azar, cocer, calentar o freír los alimentos. Cuando no se tiene la costumbre de comer ensaladas y fruta fresca, con el tiempo se puede perder fuerza digestiva por escasez de enzimas digestivas.

Bebe un vaso de agua tibia al terminar cada comida. Favorece la dilatación del tracto digestivo, aumentando el flujo sanguíneo, con lo que la comida se digiere más fácilmente. Asimismo, beber una infusión al día acelera el proceso digestivo y nos ayuda a eliminar toxinas.

Ejercitar el cuerpo también es importante. Puedes realizar a diario abdominales, unos 20 minutos al día. Te ayudará además de a no hincharte, a conseguir poco a poco un vientre más plano.

Foto: http://www.bekiabelleza.com/cuerpo/vientre-hinchado-consejos-solucionarlo/

 

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios