Cómo dejar ir a esa persona que ya no quiere ser parte de tu vida

Cómo dejar ir a esa persona que ya no quiere ser parte de tu vida

Una de las cosas más difíciles de la vida es dejar ir a quienes más amamos, sin embargo es algo que tenemos que aprender a hacer por nosotras. Somos capaces de darnos cuenta cuando ya no sienten lo mismo, por lo tanto hay que ser fuerte  y aunque en el corto plazo se nos rompa el alma a la larga es más saludable.

Dejar ir a alguien se vuelve fácil a medida que aprendemos a aceptarnos y querernos por quienes somos y  lo que no somos, así estaremos más tranquilas muy pronto.

Como señalé, puede que al principio duela, pero una vez que el dolor se vaya, te sentirás más viva que nunca. Comenzarás a ver las cosas desde una perspectiva completamente diferente y comprenderás que dejar ir es un signo de fortaleza, valentía y gran amor.

Dejaste ir a alguien no porque ya no te importara, no porque ya no los necesitaras o porque ya no los quisieras en tu vida, sino porque comprendes que él ya no es igual contigo, y que tú estás entregando más a la relación.

Y si fue él quien te dejó, sé fuerte, no te martirices con hacerte preguntas como: qué hice mal, qué hubiera pasado si. Te deben querer tal como eres, sin fingir que eres otra, sino te busca es porque no era la persona adecuada para ti. No le insistas.

Si no has encontrado una manera de estar en paz contigo misma, y si tampoco has encontrado la forma de ser feliz tu sola, entonces no serás feliz con la próxima persona a la que ames. No puedes esperar que los demás te den lo que ni tú mismo te puedes dar.

Cambia la forma en la que piensas y las palabras que dices. Aprende a hablarte a ti misma, y a hablar de ti de la misma forma que le hablas a quienes más amas.

Es importante pasar tiempo con uno a solas. Puedes caminar y observar la naturaleza. Escribe sobre lo que piensas y lo que sientes. Haz algo que te guste mucho, invita a tus amigas, ríe, baila.

Deja de pensar o mirar cosas o recuerdos que te causan dolor, estrés, ansiedad, miedo y tristeza y concéntrate en las cosas que hacen que tu alma esté feliz.

Debes tratarte bien, con amor. Es bueno arreglarse para salir, hacer ejercicio, que te hagan un masaje, ir a que te pinten las uñas, etc, Y agradecer por las bondades de la vida.

Mientras más aprendas a disfrutar de tu propia compañía, más cómoda te sentirás con la idea de dejar ir.

¿Por qué insistir, cuando la vida quiere que tengas algo mejor?

 

Foto: http://elperlanegra.net/el-poder-de-un-abrazo/

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios