El éxito de una dieta hipocalórica

El éxito de una dieta hipocalórica

Una de las mejores opciones y además aconsejada por muchos expertos es la dieta hipocalórica. Consiste en aportar menos calorías que el gasto energético diario con una proporción equilibrada de macronutrientes, o con cierta tendencia a aumentar las proteínas, disminuyendo las grasas e hidratos de carbono.

Gracias a esta dieta, se consigue que la ingesta de energía a través de los alimentos sea inferior a su consumo y por tanto, utilizar la grasa almacenada para compensar la carencia energética.

Normalmente, se consigue bajar unas 500Kcal de la dieta habitual por lo que con la dieta hipocalórica estaremos consumiendo de unas 1200Kcal a 1400Kcal, dependiendo de la edad y de la actividad física de la persona. Para una mayor eficacia esta pauta debe ser individualizada y lo ideal es que se adapte al estilo de vida de cada persona. Su duración depende de los kilos que deseemos perder.

Características de esta dieta

-Es variada.

-Reduces calorías y te alimentas equilibradamente.

-No tiene prohibiciones, ni cuenta calorías y no te obliga a comprar productos específicos.

-Tiene en cuenta nuestras preferencias y lo que nos disgusta.

-No se compone de un solo alimento, por lo tanto no te van a faltar vitaminas y minerales.

-Comes equilibradamente proteínas, lácteos descremados, huevos y carnes magras.

-No eliminas totalmente la grasa, puedes consumir por ejemplo una cucharada de aceite de oliva para aliñar ensaladas.

-Reduce el peso despacio y paso a paso.

-Proporciona una nueva forma de comer y vivir.

El éxito de una dieta hipocalórica depende de la correcta elección de los alimentos, de la cantidad y formas de cocción y a esto ayuda en gran cantidad la actividad física cotidiana que la acompañe.

Puntos clave de la dieta hipocalórica:

-Los alimentos básicos que deben estar presentes en este tipo de dieta incluyen a los lácteos descremados, los huevos, las carnes magras, pescados, frutas y hortalizas. Los hidratos de carbono complejos como  arroz, pasta, pan y papas deben estar presentes en cantidad reducida y las legumbres una vez a la semana.

-La cocción debe evitar las frituras, saltados en aceites, mantequillas o grasas. Se recomienda cocinar al vapor, a la plancha, grilla o parrilla, y tratar de conservar y hacer cocción en el jugo propio del alimento.

-Reducir el consumo de sal. Al ser mínimo se previene la retención de líquidos, además de que en exceso no es un buen aporte nutricional.

-Diariamente se recomienda beber 1.5 a 2 litros de agua. Esta es fundamental como vehículo de eliminación de toxinas.

-Nunca evitar o saltar comidas. Por lo tanto, se deben realizar 5 comidas diarias, el desayuno, almuerzo, cena, y dos  colaciones. Una a media mañana y otra a media tarde.

-El desayuno debe consumirse siempre, es la ingesta que pone en marcha nuestro organismo y la que proveerá las calorías necesarias para comenzar la jornada. En este nunca deben faltar los carbohidratos, ya sea pan, galletas, tostadas o cereales.

-La cena debe ser más ligera que el almuerzo ya que el metabolismo se enlentece por las noches, donde las calorías de más en ese rango horario, se acumularán como reservas grasas.

-Las frutas deben consumirse en las colaciones acompañadas con algún lácteo descremado, como por ejemplo un yogur.

-El almuerzo y la cena deben estar formados por vegetales y algún alimento rico en proteínas (carnes magras, pescados o huevos). A modo de postre se puede agregar un yogur descremado  o una gelatina dietética.

-Los hidratos complejos: arroz, pasta, papas y pan, deben consumirse siempre en el almuerzo y no en la cena.

-Las legumbres por su alto aporte de calorías, también se consumen una vez a la semana.

-Cuantas más veces a la semana se ingiera pescado blanco, más se reduce la grasa corporal total.

-Incluir aceites solamente en crudo y como aliño (aderezo) de ensaladas y verduras.

-Evitar principalmente todo alimento que sea abundante en grasas, los azucares refinados y las bebidas alcohólicas. Ejemplo: Salsas, frituras, pastelería y los aperitivos.

Siguiendo estas pautas y acompañándolas con un poco de ejercicio físico diario lograremos una reducción segura de peso, agilidad y buena salud. Este es el real objetivo que justifica el esfuerzo por cambiar nuestros hábitos a cambio de mejorar nuestra salud.

Foto: http://comorebajarrapidohoy.blogspot.com/2014/09/dietas-hipocaloricas-en-que-consisten.html

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios