¿Cómo enfrentar una ruptura?

¿Cómo enfrentar una ruptura?

Qué difícil es afrontar una ruptura, sobre todo para la persona que no toma la decisión, sino que su pareja le ha comunicado su decisión de marcharse porque ya no la ama o porque, simplemente, ya no le interesa continuar junto a él o ella.

Algunos de los aspectos que conviene tomar en cuenta para poder sobrellevar la pérdida de la pareja son:

Aceptar el dolor

Lo más triste al enfrentar una separación es negarse a sentir el dolor por creer que no se podrá salir adelante por este sufrimiento, pero es mejor sentirlo, ya que esto permitirá que el duelo se viva de manera natural y sane de manera natural y más rápido. En la medida en que negamos el dolor, este se aferra aún más y el proceso para superarlo se alarga por más tiempo. Para poder superar el dolor de la pérdida se debe sentir plenamente esta tristeza. Si la persona necesita llorar, debe hacerlo, no guardar nada dentro.

Aceptar la decisión del otro

Es mejor no insistir ni tratar de convencer a una persona que ha decidido que ya no quiere continuar. Es peor rogar, ya que si se queda será por lástima o porque es una persona que no pudo manejar la situación en el momento en que se le trató de convencer que se quedara, y tarde o temprano, lo más probable es que vuelva a manifestar que no quiere permanecer al lado de su pareja, que fue por obligación debido a su insistencia.

Si esto sucede, la persona que saldrá duramente lastimada es la que obligó, por decirlo de algún modo, a que la otra persona continúe junto a él o ella,  su autoestima disminuirá, su dignidad quedará por los suelos y el dolor no disminuirá, sino, todo lo contrario, irá en aumento.

Confiar en uno mismo y renunciar a la esperanza

Es necesario sacar fuerzas y ser capaz de superar la pérdida, y pensar que el futuro tiene algo mejor preparado, y que merezco algo mejor. Olvidarse de que la persona pudiera estar confundida y que se le va a pasar y todo volverá a ser como antes.  Esto  es más un autoengaño que una realidad. Distorsionar la realidad de esta manera, para no sentir el dolor, hará que se demore esta persona aún más en aceptar la ruptura.

Cuidar la dignidad por sobre todo

Aún más importante que no sentir dolor y confiar en uno mismo para poder salir adelante, es amarse uno mismo, por lo tanto no se debe perder la dignidad. Si la persona, por el miedo de quedarse sola o de perder al “amor de su vida” deja de respetarse y permite cualquier tipo de humillación saldrá, a mediano y largo plazo, muy lastimada.

Si la persona, por mucho dolor, amor o miedo que sienta no se mantiene en una actitud digna y por el contrario, muestra una actitud de sumisión y de ruego, lo más seguro, es que lo único que consiga, sea el desprecio de la otra persona.

Apoyarse en los demás

La red de apoyo es algo primordial al enfrentar una ruptura de pareja. Se debe buscar, sobre todo, el apoyo de la familia y amigos, que son los que por lo general aceptan incondicionalmente a la persona que enfrenta esta situación, y que la apoyarán por sobre todas las cosas, sin cuestionar y sin culparla por esta ruptura. Pero también es importante considerar la posibilidad de buscar el apoyo de un profesional, quien entrega la información necesaria de cómo enfrentar esta situación y  brinda el apoyo que en particular necesita cada persona.

Alejarse de lo que hace daño

Es tentador mirar recuerdos, ir a los lugares donde estaban juntos, mirar su facebook, etc, sin embargo si de verdad se quiere superar este quiebre, es necesario comprometerse y evitar todo lo que haga recordar a esta persona, porque lo único que se consigue es lastimarse.

Evitar el sentimiento de tristeza, de hablar de esta persona, es primordial. Se debe cambiar el switch y pensar en otra cosa, da lo mismo en qué.

Hacer cosas distintas

Aunque no se tengan las ganas, hay que comprometerse a hacer cosas diferentes. Realizar actividades diversas, sobre todo los fines de semana, como salir más con los amigos, familia, inscribirse en el gimnasio, en algún taller que a uno le guste, salir a caminar, etc. Todo esto ayuda mucho a recuperarse más ´pronto, ya que la mente está ocupada.

Recordar tanto lo bueno como lo malo

A la hora de recordar los momentos que se vivieron con esa persona, no hay que limitarse a pensar en lo bueno, hay que obligarse a pensar también en lo malo. Se debe pensar en aquellas cosas por las cuales la relación terminó, escribir todo aquello que no era satisfactorio, agradable, positivo en la relación y, cuando la persona está melancólica, es bueno sacar la lista de la cartera y que la lea en voz alta. Obligarse a sentir las sensaciones y sentimientos desagradables.

 

Lo ideal es acudir donde un especialista, pero la persona puede probar con estas herramientas que le servirán de apoyo.

Lo más importante, es que no se pierda la confianza en uno mismo, que por más bella que haya sido la relación, puede terminar por una decisión de uno o del otro, o ambos, nadie puede obligar a alguien a estar con uno, por lo tanto hay que tener un mundo propio y no depender tanto de la pareja.

Aceptar el dolor, y no insistir ni querer convencer a la pareja es fundamental. Usar la energía para salir de esta situación y para sanar, y no perder la dignidad es muy importante. Tiempo al tiempo!

 

Foto: http://www.besame.cr/2016/tips-olvidar-ex-78360.html

 

 

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios