La andropausia o síndrome del hombre gruñón

La andropausia o síndrome del hombre gruñón

La andropausia no es una enfermedad, sino un proceso de envejecimiento natural por el que pasan todos los hombres. Implica una disminución de la producción de hormonas del testículo, pero no un cese definitivo como ocurre con los estrógenos en las mujeres. Por eso compararla con la menopausia es un error. Es muy importante la participación inteligente y colaboradora de la pareja en esta etapa.

Cansancio, pérdida de fuerza física, de libido, aumento de peso, insomnio e incluso de concentración, son síntomas que le indican al hombre que está envejeciendo y que su producción de testosterona ha disminuido.

Esta condición suele darse desde los 50 años. La declinación de andrógenos –en su mayoría testosterona- puede hacer que algunas personas necesiten ayuda médica, aunque no todos debiesen requerirla, y lo más importante el apoyo y comprensión de la pareja.

¿Cómo influye esto en la pareja?

Es común que los hombres que atraviesan la andropausia tengan cuadros de depresión de mayor o menor gravedad que alteran la vida social y familiar, y que reaccionen con irritación incluso ante cosas que no son tan importantes. Frecuentemente, se hace caso omiso de estas señales o se atribuyen al estilo de vida: demasiado estrés, pocas horas de sueño, la situación económica, etc. Es común que el entorno no pueda entender estos cambios de ánimo, y que las mujeres se refieran a los mismos diciendo que se comportan como si estuviesen en la menopausia. En realidad, muchos cambios sí pueden tener una base en modificaciones en los niveles hormonales.

¿Cómo puede colaborar la pareja con ellos?

La colaboración de la mujer suele ser un elemento clave; hay que entender mejor qué le sucede a la pareja:

  • La secreción de testosterona va disminuyendo con el correr de los años; esta hormona tiene que ver con el humor, el mantenimiento de los huesos y de los músculos y principalmente con el deseo y actividad sexual: por lo tanto, si él no tiene ganas de tener relaciones, no es necesariamente porque “tiene otra mujer”.
  • Más del 50% de los hombres sufre de síntomas por cambios en los niveles de testosterona, mientras que otros que nunca tendrán este déficit.
  • Con los años, disminuye la llegada de sangre al pene, por lo que es común que haya dificultades en las erecciones: muchas mujeres creen que estos problemas se deben al paso del tiempo y a que no logran excitarlo. Algunos hombres piensan lo mismo, sin embargo la erección es autoregulada por el sistema nervioso autónomo, y no controlada por la voluntad.
  • Como la conducción por los nervios que llevan los estímulos se va haciendo más lenta, la erección requerirá mayores estímulos y juegos sexuales. Tú puedes ayudar con esto.
  • El tratamiento de los síntomas menopaúsicos en la mujer, sequedad vaginal, menor deseo sexual, permitirá una mejor actividad de pareja.

Estos consejos pueden causar grandes cambios en la pareja.

Si el paciente comienza con algunos de estos síntomas, lo primero es consultar con un especialista para que lo someta a exámenes y le haga un estudio. Después se decidirá si es recomendable que comience con un tratamiento. Éste consiste en aportar la testosterona que no tiene y que necesita, siempre y cuando no traiga riesgos para su salud.

Si el especialista considera adecuado dar testosterona al paciente, deberá controlar antes su presión, la próstata y el colesterol, para evitar que el efecto sea negativo. El medicamento requiere de mucha vigilancia y no todos los hombres lo toleran bien.

Tener hábitos saludables desde la juventud puede retrasar y combatir la presencia de los síntomas producidos por la disminución de la testosterona. Estudios internacionales revelan que el alcoholismo y la obesidad provocan la aparición prematura de manifestaciones ligadas a este padecimiento masculino.

Foto: http://www.mujeresdemiedad.com/gladis-con-un-hombre-mas-joven

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios