Mejora tu sexualidad: ejercicios de Kegel

Mejora tu sexualidad: ejercicios de Kegel

¿Has sentido que tu zona vaginal se ha aflojado? ¿Tal vez tu pareja te ha dicho que no siente igual? Los años, la pérdida de colágeno y sobre todo el tener hijos son condiciones que llevan a que los músculos de la pared interna de tu vagina pierdan fuerza.

La vagina no se relaja ni altera su tamaño, son los músculos de la entrada los que se relajan y pierden su tonicidad, lo que suele provocar la disminución de la fricción y disfrutar del sexo en las mujeres que lo padecen.

Reciben este nombre por el doctor ginecólogo Arnold Kegel, quien desarrolló estos ejercicios para sus pacientes en la década de 1940, inicialmente enfocados en tratar la incontinencia urinaria y facilitar las labores de parto. Sin embargo, en el campo sexual los ejercicios han probado su efectividad para quienes buscan incrementar su placer sexual.

¿Cómo encontrar los músculos correctos?

Introduce un dedo dentro de la vagina. Aprieta los músculos como si estuvieras conteniendo tu orina y luego suelta. Debes sentir que los músculos se tensan y se desplazan hacia arriba y hacia abajo. Si sientes que los músculos te aprietan el dedo, quiere decir que están en buena forma, si no haz los ejercicios de Kegel y pronto lograrás que lo estén.

¿En qué momento se hacen los ejercicios?

Se pueden hacer en cualquier momento, cuando estés comiendo, sentada en tu escritorio, manejando y cuando estés acostada o sentada descansando o mirando televisión.

Ejercicio Kegel número 1:

Haz como que quieres detener la orina y contrae los músculos, tirando de ellos hacia arriba.

Mantenlos apretados por 5 segundos y luego libéralos respirando suavemente. Repite el ejercicio 10 veces.

En la medida en que se fortalecen puedes incrementar el número de segundos de contracción hasta llegar a los 20.

 Ejercicio Kegel número 2:

Contrae y relaja los músculos lo más rápidamente que puedas hasta que te agotes o hayan pasado por lo menos 2 minutos. Incrementa el tiempo hasta alcanzar los 10 minutos.

Después de unas tres a seis semanas de que empieces a hacer ejercicios de Kegel con regularidad, puedes notar una mejoría.

¡No pares de hacer los ejercicios de Kegel! Para algunas mujeres hacer estos ejercicios se convierte en un hábito de por vida.

Foto: http://entremujeres.clarin.com/pareja-y-sexo/sexo/Juan_Carlos_Kusnetzoff-sexo-clarin_mujer-consultorio-correo_0_617938281.html

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios