Mitos y realidades sobre la exposición al sol

Mitos y realidades sobre la exposición al sol

Te doi a conocer algunos mitos y realidades que te servirán para tomar conciencia antes de exponerte al sol.  Como todas sabemos la prevención es la herramienta más eficaz para combatir el cáncer cutáneo

FALSO: Solo las personas mayores desarrollan cáncer de piel.

El cáncer de piel no se presenta solo en personas mayores. Los dos tipos más comunes de cáncer de piel—el carcinoma de células basales y el de células escamosas—suelen ocurrir en personas de más de 40 años porque están relacionados con la exposición acumulada a la radiación ultravioleta a lo largo de muchos años. Sin embargo, el melanoma se relaciona con daños repentinos causados por quemaduras de sol y, por lo tanto, es más probable que ocurra en adultos jóvenes.

-VERDADERO. El deterioro de la capa de ozono, la escasa conciencia y la falta de prevención diaria propician que aumente la frecuencia de cáncer de piel. En la actualidad, tres de cada 10 diagnósticos de cáncer son de piel.

-VERDADERO. Las personas de piel y ojos claros y de cabello rubio acostumbran a quemarse con facilidad y  tienen unos niveles bajos de melanina, que actúa como un fotoprotector que absorbe las radiaciones ultravioletas.  Por lo tanto, tienen más posibilidades de desarrollar cáncer cutáneo.

-FALSO. El bronceado es saludable.

El bronceado es un intento del cuerpo por defenderse de la exposición solar a la radiación ultravioleta aumentando la cantidad de pigmento en la piel. Eso significa que el ADN presente en la piel bronceada ya ha sido dañado por la radiación ultravioleta. Estos daños pueden llevar a mutaciones que causan cáncer.

-VERDADERO. Las quemaduras por exposición solar durante la infancia aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel en la edad adulta. Por eso es tan importante inculcar a los niños unos hábitos correctos de protección frente al sol.

-FALSO. La piel oscura protege contra el cáncer de piel.

La piel naturalmente oscura no previene el cáncer de piel. Si bien el cáncer de piel es menos común en las poblaciones afroamericanas e hispanas que en las caucásicas, las personas de origen afroamericano o hispano que desarrollan melanoma (un tipo agresivo de cáncer de piel) tienen una mayor probabilidad de morir de la enfermedad que las personas caucásicas con melanoma.

-VERDADERO. Los filtros solares no tienen un efecto inmediato, hay que dejar pasar media hora después de colocarlo para que resulte efectivo.  Es importante colocarse protector cada dos horas y renovarlo más seguido si te metes al agua o sudas mucho.  Colocarlo sobre la piel seca.

-FALSO. Solo  hace falta exponerse al sol durante horas en la playa para sufrir los efectos nocivos de los rayos UVA y UVB sobre la piel.

La exposición solar sin protección en el campo, en la montaña, durante un paseo por la ciudad o incluso bajo el agua puede ser determinante en el desarrollo de células cancerosas. Además, debemos protegernos del sol en cualquier época del año, no solo en verano.

-FALSO. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo con igual frecuencia.

Las zonas más sensibles son aquellas que con mayor frecuencia están expuestas a los rayos solares durante todo el año. El 85 por ciento de los tumores malignos aparecen en la cara, en el escote y en el cuero cabelludo.

-FALSO. El solárium es más seguro que tomar el sol.

Las cabinas de rayos ultravioleta no solo emiten radiaciones perjudiciales que aumentan las posibilidades de padecer un tumor cutáneo, sino que producen un envejecimiento prematuro, la deshidratación de la piel y la aparición de manchas, entre otras consecuencias.

-FALSO. Un buen filtro solar permite tomar el sol sin ningún riesgo.

Los filtros solares contribuyen en gran medida a reducir el impacto negativo que producen los rayos ultravioleta A y B en nuestra piel, pero lo cierto es que no pueden evitar el daño por completo. Asimismo, y por muy efectivos que sean, hay que tener en cuenta que no combaten los efectos nocivos que la radiación calórica produce en el organismo tales como la dilatación de las venas y capilares, las inflamaciones, los eritemas o los golpes de calor, entre otros. 

Foto: http://www.dbdermatologiabarcelona.com/consejos-sobre-proteccion-solar

 

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios