Pérdida de interés sexual no se ha demostrado tenga relación con menopausia

Pérdida de interés sexual no se ha demostrado tenga relación con menopausia

La menopausia en Chile se presenta en las mujeres en promedio a los 49 años, lo que significa que ellas deberán soportar un tiempo considerable con el climaterio y menopausia a cuestas, más otras enfermedades crónicas.

Por lo tanto es importante que la mujer vaya a control en esta etapa de la vida, que se caracteriza por molestias, a veces leves, pero también por las graves complicaciones que se pueden presentar, con importante repercusión en la salud física y psicológica de la mujer.

Climaterio

Es el periodo durante el cual se producen diversos cambios en el organismo de todas las mujeres, por lo general ocurren los primeros síntomas ya a los 42 años. El climaterio se origina a partir de la disminución más o menos acelerada de la producción de las hormonas sexuales, en especial el estrógeno, transformándose en el responsable principal de los cambios más significativos en el cuerpo de la mujer, marcando el término de la función reproductora, que se manifiesta con el cese de la menstruación.

Menopausia

La menopausia es la cesación fisiológica de la función menstrual por al menos 12 meses, en la mujer que previamente menstruaba, debido a la caída de los niveles hormonales femeninos como consecuencia del cese de la función ovulatoria de los ovarios. Esto marca el fin de la fase reproductiva de la mujer.

Síntomas de climaterio

– Los sofocos aparecen en los dos años posteriores a la menopausia, pero en el 25% de las mujeres pueden persistir hasta 5 años o más. Se experimentan como repentinas e inesperadas explosiones de calor que la mayoría de las mujeres localiza en los brazos, el pecho, la cara y el cuello. Cuando ocurren de noche pueden dificultar el sueño y provocar cansancio desde el inicio del día e irritabilidad.

– La osteoporosis afecta a un gran número de mujeres y provoca aumento de la fragilidad ósea y es, en gran medida, responsable de las numerosas fracturas que le suceden a la mujer, sobre todo de cadera, columna y muñeca.

– La atrofia y sequedad de la mucosa vaginal con acortamiento y estrechamiento de dicho órgano, puede provocar dolor durante el coito (dispareunia) y descenso acusado de la actividad sexual. Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que la mujer que antes de la menopausia ha disfrutado de una sexualidad placentera y la ha seguido manteniendo a lo largo del climaterio consigue una buena lubricación vaginal, puesto que la propia actividad optimiza la circulación vaginal.

Algunos síntomas que percibe la mujer ser relacionan de una manera errónea con la menopausia

Esto porque no se ha demostrado relación alguna con el descenso de estrógenos. Entre éstos destacan:

– Los cambios en el estado de ánimo con trastornos del sueño, irritabilidad y ansiedad, sentimientos depresivos, cambios en el humor, etc. En realidad, todo esto es más oportuno relacionarlo con los acontecimientos que le toca vivir a la mujer en este momento de la vida. Llega a una edad bastante adulta, en el que se modifica por lo general la estructura familiar con la salida del último hijo del hogar. En realidad estos síntomas estarían más relacionados con la sensación del nido vacío que con la menopausia.

– La pérdida de interés sexual. Está injustificada su asociación con la menopausia. No hay ninguna razón científica que avale la relación causa-efecto. Además, numerosos estudios demuestran que el factor que determina con mayor peso la ausencia de actividad sexual en la mujer mayor es la falta de un compañero, algo que a esta edad comienza a ser frecuente.

– El incremento del riesgo de padecer enfermedades cardíacas y circulatorias. Este es un tema controvertido y en discusión. Sin embargo, la causa de estos trastornos no es achacable al déficit de estrógenos. Sí lo es a enfermedades frecuentes a esta edad como la diabetes, la hipertensión arterial, el aumento del colesterol, o hábitos como la vida sedentaria, obesidad, el tabaquismo y propio envejecimiento.

Tratamientos

Cambios de hábito de vida

Adoptar medidas sanas en cuanto a alimentación y a la práctica de un ejercicio físico en forma periódica y controlada.

Tratamiento hormonal de reemplazo (THR)

Previo a toda iniciación de un tratamiento hormonal de reemplazo, toda mujer en este periodo debe realizarse un chequeo completo que incluya:

  • Examen físico completo.
  • Exámenes de laboratorio.
  • Mamografía.
  • Ecotomografía transvaginal.
  • Densitometría ósea.
  • ECG.

Foto: http://www.emujer.com/necesidades-de-las-mujeres-a-los-40/

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios