¿Qué es el síndrome metabólico?

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico consiste en una acumulación de factores de riesgo cardiovasculares, que se caracterizan por mayor acumulación de grasa a nivel abdominal, resistencia a la acción de la insulina, colesterol HDL bajo y triglicéridos altos, hipertensión arterial y un estado pro inflamatorio y pro coagulante.

Se estima que actualmente el 25% de la población americana mayor de 20 años padece este síndrome. La importancia en el reconocimiento radica principalmente en su relación a la patología cardiovascular, ya que confiere mayor riesgo de infarto al miocardio y accidente vascular cerebral.

¿Cuál es la causa del síndrome metabólico?

Los investigadores creen que el síndrome metabólico es una enfermedad genética. En las personas que padecen de enfermedades que se caracterizan por la resistencia a la insulina, tales como la diabetes y la hiperinsulinemia, son mayores las probabilidades de tener síndrome metabólico. La diabetes es una enfermedad en la que el organismo no puede producir ni responder bien a la hormona insulina. La hiperinsulinemia es una enfermedad en la que se bombean grandes cantidades de insulina a la corriente sanguínea.

¿Cuáles son los signos del síndrome metabólico?

Los pacientes con síndrome metabólico no sienten ningún síntoma. Pero hay signos que pueden indicar a los médicos un diagnóstico de síndrome metabólico. Los médicos buscarán una conjunción de los siguientes factores:

  • Obesidad central, es decir, un exceso de grasa en la zona abdominal.
  • Dificultad para digerir un tipo de azúcar denominado «glucosa» (intolerancia a la glucosa). Los pacientes con síndrome metabólico generalmente tienen hiperinsulinemia o diabetes tipo 2.
  • Niveles elevados de lipoproteínas de baja densidad (LDL o «colesterol malo») y triglicéridos en la sangre.
  • Niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL o «colesterol bueno») en la sangre.
  • Presión arterial alta (hipertensión arterial).

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

Los médicos pueden revisar los niveles de colesterol HDL y triglicéridos, la presión arterial y el peso corporal, que son signos de advertencia del síndrome metabólico. También pueden realizarse análisis de sangre para medir los niveles de glucosa e insulina en la sangre.

El síndrome metabólico se diagnóstica cuando una persona presenta al menos 3 de las siguientes características:

  • Mayor acumulación de grasa a nivel abdominal
  • Resistencia a la acción de la insulina
  • Colesterol HDL bajo y triglicéridos altos
  • Hipertensión arterial
  • Un estado pro inflamatorio y pro coagulante.

Comúnmente, los pacientes no presentan síntomas y se sienten saludables. Su hallazgo se establece a través de un examen clínico donde se pesquisan manchas oscuras en la piel, a nivel del cuello y pliegues axilares umbilicales-abdominales, además de la evaluación de un examen físico en donde se mide la cintura para establecer la cantidad de grasa abdominal.

¿Cuál es su tratamiento?

Para poder combatir este síndrome, lo principal es cambiar el estilo de vida con el objetivo de disminuir el riesgo cardiovascular y no padecer de diabetes. Lo más importante es modificar la dieta, disminuyendo la ingesta de grasas saturadas o de origen animal junto con los azúcares, y aumentar el consumo de frutas y verduras. Pero además, esto debe ser acompañado de ejercicio físico, con el objetivo de que el paciente baje de peso y reduzca su índice de masa corporal. También es posible utilizar fármacos para su tratamiento, pero ello dependerá de cada paciente y de qué patologías presente.

Foto: http://lanoticia.pe/grasa-abdominal-deshazte-de-ella-sin-matarte-en-el-gym/

 

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios