¿Se puede evitar que el desamor se instale en nuestros corazones?

¿Se puede evitar que el desamor se instale en nuestros corazones?

¿Qué es el desamor?

El desamor es la evolución negativa del amor. El polo opuesto al enamoramiento y el amor.

¿Por qué aparece, cuales son las causas más frecuentes del desamor, según su experiencia como terapeutas de pareja?

Podemos señalar entre ellas, guardar muchas cuentas pendientes, una mala gestión de la cotidianeidad con continuos malentendidos y desacuerdos que se dejan sin resolver. A veces sucede tras sufrir una gran decepción o pérdida de confianza como puede ser tras una infidelidad, en la que uno de los dos siente que algo se ha roto.

¿Cómo darse cuenta que el desamor ha llamado a tu puerta?

El desamor es un proceso muy doloroso que se instala. No es algo que sucede de un día para otro, sino que se va fraguando despacio y silente. Por eso es muy constructivo en las relaciones de largo recorrido, tener presente esta posible evolución y conocer las señales incipientes para ponerles remedio y que ese sentimiento no avance.

¿Cuáles son las primeras señales?

En las etapas anteriores al desamor, existen señales de alarma que si las hacemos conscientes, podremos actuar sobre ellas, como por ejemplo: olvidar fechas de aniversarios, que pase desapercibido un cambio de look en tu pareja…

A veces, reivindicaciones encubiertas de más espacios personales e independencia, las descalificaciones, lo que antes te gustaba de tu pareja que ahora se convierte en marca negativa, dejar de estar presente en tu pensamiento en un lugar especial… todo esto pueden ser indicios de que el desamor está asomando.

Conforme se instala este sentimiento, ya va siendo más evidente. La convivencia se llena de reproches, aburrimiento, dejadez, falta de atención. También se ven dañados el deseo y el sexo. El estado afectivo del desenamorado va virando hacia emociones de signo negativo, se siente irritable, aburrido e incluso triste.

¿Es la evolución natural de las relaciones de pareja o puede evitarse?

No tiene por qué ser así. Pero evidentemente, ante las primeras señales, debemos ser conscientes y reparar cuanto antes.

¿En terapia es frecuente encontrar esta situación? ¿Qué hacen como terapeutas ante este problema?

Desafortunadamente sí lo vemos con cierta frecuencia. Cuando solo es el inicio y todavía son rescatables los sentimientos de la pareja, trabajamos con ellos para “tirar” y reforzar esa parte amorosa de la relación, que a veces por desacuerdos o cuentas pendientes, se ve empañada.

Otras veces, descubrimos que no queda ni un resquicio de amor y cuando el desamor se ha instalado definitivamente en sus corazones, la terapia no sirve.

¿Cómo puedo prevenir el desamor?

El desamor, como el amor, no surge repentinamente como por arte de magia. Es un proceso en el que si no estamos atentos a las señales que nuestra pareja nos envía, tal vez un día se instale en nuestro corazón y ya sea demasiado tarde para solucionarlo. Para evitar que esto nos suceda, vamos a intentar aportar algunas ideas que servirán:

En la intimidad de todas las relaciones de pareja hay aspectos que nos gustaría cambiar. Muchas personas, ante la demanda de cambios de su pareja, se refugian o se justifican diciendo “¡yo soy así!”. Es cierto que no es realista ni positivo pretender cambiar la forma de ser de tu pareja, pero sí modificar alguna manera de actuar que te molesta o tiene una repercusión negativa en la convivencia. Más allá de la defensa a ultranza de tu forma de ser, tendrás que escuchar a tu pareja e intentar hacer algún cambio para que se sienta mejor sin que esto signifique una renuncia a tu identidad.

Por ejemplo, si tu pareja siente cierta asimetría en el peso de las obligaciones domésticas y así te lo hace saber, es necesario recoger esa “queja” y hacer algo al respecto: que no caiga en saco roto confiando en que se solucionará simplemente dejando pasar el tiempo.

En el fondo volvemos a hablar del “saco de las cuentas pendientes”. Si estas pequeñas o grandes quejas expresadas una y otra vez no encuentran interlocutor, ni se observan actitudes de cambio, ni tan siquiera la intención, progresivamente se irán enquistando y finalmente se meterán en el saco de las cuentas pendientes. Cuando este saco imaginario está muy lleno y se desborda, suele asomar el desamor.

De pronto un día descubres que tu pareja te mira con cierta frialdad y distancia, ya no encuentras en el fondo de sus ojos esa mirada de amor. Algo ha cambiado, ya es demasiado tarde para intentar hacer aquello que tantas veces te dijo. Ahora ya le da igual. Triste ¿verdad?

Deseamos con este post reflexionar sobre cómo evitar en la medida de lo posible llegar a un punto sin retorno.

Fuente: http://ysinembargotequiero.com/category/desamor/

Foto: http://www.solonosotras.com/sumergida-en-una-relacion-pareja/

Post Siguiente:
Post Anterior:

Comentarios